La hemoglobina glicosilada como parámetro de remisión de diabetes tipo 2

J Clin Endocrinol Metab. 2021;dgab585. doi:10.1210/clinem/dgab585

Según un consenso de asociaciones científicas de la especialidad, la diabetes tipo 2 debería considerarse en remisión si se mantienen niveles normales de hemoglobina glicosilada durante 3 meses

Publicada una nueva declaración de consenso de la Sociedad Endocrina, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, Diabetes UK y la Asociación Americana de Diabetes.

Las personas con diabetes tipo 2 deberían considerarse en remisión tras mantener niveles normales de hemoglobina glicosilada durante 3 meses o más, según una nueva declaración de consenso de la Sociedad Endocrina, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), Diabetes UK y la Asociación Americana de Diabetes, y publicada conjuntamente en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, Diabetologia, Diabetic Medicine y Diabetes Care.

"Nuestro grupo internacional de expertos sugiere un nivel de hemoglobina glicosilada (HbA1c) inferior al 6,5 por ciento al menos 3 meses después de dejar de tomar la medicación para la diabetes como criterio de diagnóstico habitual para la remisión de la diabetes", explica el autor de la declaración y miembro de la Sociedad Endocrin, Matthew Riddle, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (Estados Unidos), y presidente del grupo de redacción del Consenso sobre la Remisión de la Diabetes que elaboró la declaración.

"También hicimos sugerencias para los clínicos que observan a los pacientes que experimentan la remisión y discutimos otras preguntas y necesidades insatisfechas con respecto a los predictores y los resultados", añade.

Los autores han establecido una serie de criterios para ayudar a los clínicos e investigadores a evaluar y estudiar la remisión de la diabetes utilizando terminología y métodos más consistentes. Así, apuntan que la remisión debe definirse como un retorno de la HbA1c a menos del 6,5 por ciento que se produce de forma espontánea o tras una intervención y que persiste durante al menos 3 meses en ausencia de la farmacoterapia habitual para reducir la glucosa.

Añaden que cuando se determine que la HbA1c es un marcador poco fiable del control glucémico a largo plazo se puede utilizar como criterio alternativo una glucosa plasmática en ayunas inferior a 126 mg/dl o una HbA1c estimada inferior al 6,5 por ciento calculada a partir de los valores de medidores continuos de glucosa (MCG).

Los criterios establecen, asimismo, que las pruebas de HbA1c para documentar una remisión deben realizarse justo antes de una intervención y no antes de 3 meses después del inicio de la intervención o de la retirada de cualquier farmacoterapia reductora de la glucosa.

Finalmente, determinan que las pruebas posteriores para determinar el mantenimiento a largo plazo de la remisión deben realizarse al menos una vez al año, junto con las pruebas recomendadas habitualmente para las posibles complicaciones de la diabetes.

"Es posible que la remisión de la diabetes se produzca con mayor frecuencia debido a los avances en el tratamiento -afirma Amy Rothberg, de la Universidad de Michigan-. Se necesita más investigación para determinar la frecuencia, la duración y los efectos en los resultados médicos a corto y largo plazo de la remisión de la diabetes tipo 2 utilizando las intervenciones disponibles".

Compartir en: